El Real Madrid de la ACB funciona en el derbi

2020-10-25T21:20:46+00:00 2020-10-25T21:26:58+00:00.

Alex Madrid

25/Oct/20 21:20

Eurohoops.net

El Real Madrid aprendió cómo desactivar la zona planteada por el Estudiantes para seguir invicto en la Liga Endesa.

Alex Madrid / info@eurohoops.net

El Real Madrid celebró el partido número 700 con Pablo Laso al frente derrotando por 93-77 al Movistar Estudiantes en un derbi marcado, como toda la Liga Endesa, por la ausencia de público.

Los blancos se llevaron la victoria a pesar de que sus rivales desactivaron a Edy Tavares. Esa es la consigna que, precisamente, siguen comienzan a seguir todos los entrenadores que quieren plantar cara al Real Madrid. Javier Zamora propuso una zona 2-3 que nubló el ataque blanco, en el que el más perdido era el pívot caboverdiano. El ‘Campazzosistema’ y los 13 puntos que anotó el base de Córdoba en el primer cuarto no eran solución suficiente.

Sin embargo, en ese momento el equipo colegial cometió un error fatal. El ‘Estu’ no quitó la zona cuando Pablo Laso sentó a Tavares y Campazzo para dar entrada a Usman Garuba (8 puntos, 10 rebotes, 3 asistencias y 2 tapones) y Nico Laprovittola (5 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias) en su lugar.

El argentino, alejado de su versión de Euroliga, se siente cómodo en la competición donde fue nombrado MVP no hace mucho. De alguna manera, parece un fiel reflejo de su equipo: infalible en la Liga Endesa, inestable en Europa. En definidas cuentas, el juego fluyó y el Madrid comenzó a encontrar con cierta facilidad a Trey Thompkins (14 puntos, 5 rebotes) en la cabecera de la zona, que rompió el partido a base de triples.

Garuba, junto a la ayuda de Rudy Fernández, dio al Madrid ese plus defensivo que permitió a su equipo frenar a un cómodo Alessandro Gentile (13 puntos, 6 rebotes), que a base de tiros de media distancia había encontrado con facilidad la red rival. Entonces, entre el final del segundo cuarto y el inicio del tercero, el Madrid logró un demoledor parcial de 21-0 que acabó con el partido.

En 10 minutos de juego, el Madrid pasó de ir por detrás 33-34 a decidir el choque al poner el 54-34 en el marcador. A partir de ese momento, se sucedieron las canastas y el resultado no peligró para los líderes de la competición en ese intercambio.

ACB Photo