El nuevo “impuesto de lujo” de la Euroliga y las sanciones por los retrasos en los pagos

2019-07-12T18:28:19+00:00 2019-07-12T18:28:19+00:00.

Alex Madrid

12/Jul/19 18:28

Eurohoops.net

La Euroliga está cambiando desde un punto de vista financiero y las reglas son cada vez más estrictas.

Por Aris Barkas / barkas@eurohoops.net

El anuncio sobre el futuro de la Euroliga supuso la introducción de nuevos conceptos para la liga, como la Cámara de Resolución de Conflicos de la Euroliga y la reducción de la contribución máxima permitida a los accionistas de cada club.

Y, aunque todo el mundo está centrado en los nuevos criterios de asignación de plazas para la Euroliga, estas dos nuevas normas no son detalles menores. Según el nuevo Reglamento de Fair Play Financiero, para la temporada 2022-23, los propietarios del equipo podrán aumentar el presupuesto de su equipo aportando dinero de sus bolsillos solo en un 40%. Eso significaría, por ejemplo, un límite en el presupuesto de 14 millones de euros si un club ingresa 10 millones.

¿Significa esto que ahora habrá un tope salarial como tal en la Euroliga? La respuesta es no, pero es una “versión europea” del impuesto de lujo. Cada club podrá gastar libremente tanto como sus dueños quieran. Sin embargo, si, como decíamos, los ingresos son de 10 millones de euros y gasta más de 14 millones, entonces el club tendrá que pagar una multa -o un “impuesto de lujo” si quiere llamarlo así- a la liga. Todas esas multas se dividirán y compartirán entre los equipos que respetaron su propio límite y no gastaron demasiado.

Es una forma sencilla para que la liga haga que los clubes sean responsables económicamente y los recompense por tratar de recuperar el equilibrio, dejándolos también la oportunidad de gastar de más, mientras le devuelve algo al resto de la Liga.

Y clubes económicamente responsables incluye también a aquellos que realizan los pagos a tiempo a entrenadores y jugadores. Después de una propuesta hecha por la Junta de Entrenadores Principales de la Euroliga, la puesta en marcha de la Cámara de Resolución de Conflictos de la Euroliga fue aprobada y funcionará como una manera rápida de resolver el problema de retrasos en los pagos internos en la liga.

A partir de la temporada 2019-20 en adelante, si hay un retraso de 30 días en los pagos, se iniciará un proceso de monitorización. Los clubes tendrán que abonar sus obligaciones y, si no lo hacen, después de 60 días de retraso, la Euroliga abrirá un procedimiento disciplinario.

Además, si un club tienes deudas durante la temporada o debe dinero de las temporadas anteriores, por ejemplo, a un entrenador -ya que esta fue también una propuesta hecha por la Junta de entrenadores en jefe de la Euroliga- entonces el club será automáticamente objeto de procedimientos disciplinarios. En la práctica, al club no se le permitirá registrar a ningún jugador o entrenador para la temporada 2019-20 hasta que dicha deuda haya sido saldada en su totalidad.

Si el club no paga, se impondrán más sanciones, comenzando con multas y terminando incluso con una posible suspensión.