El método Pablo Laso: la receta del éxito del Real Madrid y el fenómeno Doncic

2020-01-01T17:27:52+00:00 2020-01-01T17:27:52+00:00.

GiorgosIoakimidis

01/Jan/20 17:27

Eurohoops.net

Eurohoops tuvo una interesante charla con el hombre que está detrás de una década de éxitos en el Real Madrid.

Por Aris Barkas / barkas@eurohoops.net

Según el voto popular de los lectores de Eurohoops, Zeljko Obradovic debería ser nombrado el Entrenador de la Década. Sin embargo no incluir a Pablo Laso en el debate parece hasta absurso. De hecho, para nuestro portal, sería el técnico vitoriano quien merecería el título honorífico. Laso no solo devolvió al Real Madrid al éxito vivido en épocas pasadas, sino que es la cabeza visible de un club que combina levantar títulos con la producción de talento de alto nivel. Ese es el santo grial del baloncesto europeo.

Cuando nos sentamos con Laso y le explicamos nuestra elección aceptó el título con humor y simpatía: “Claro, acepto todos los títulos que me dan. Pero creo que hay excelentes entrenadores en Europa. Y creo que entrenar es algo que tienes dentro de ti. Para mí, probablemente fue más fácil porque fui un jugador pero… Bueno, me alegra que penséis así sobre mí. Pero, como ha dicho, creo que hay grandes entrenadores en toda Europa y es por eso que el nivel de baloncesto en Europa es tan alto“.

Después de este tipo de presentación, uno puede entender que el vicepresidente de la Junta de Entrenadores de la Euroliga no tuviera ningún problema para comenzar una larga conversación. Al menos, una tan larga como el frenético horario de Euroliga permita. Y la charla tuvo de todo, desde el estado actual de la Euroliga hasta lo que significa ser un entrenador en este nivel, pasando obviamente por Luka Doncic.

Lo que hace a Pablo Laso y al Real Madrid especiales es el desarrollo y aprovechamiento de su cantera, ya que jóvenes y mejores talentos crecen en el primer equipo mientras continúan conquistando títulos a lo grande. Y, aunque no es fácil, por otro lado es una necesidad incluso para los mejores clubes europeos.

Bueno, antes que nada, ganar es importante. Producir talento también es importante. Pero, lo más importante, es el equipo“, nos explica Laso. “Es cierto que tenemos jugadores que salen de nuestra cantera que se están desarrollando muy bien, ya están ayudando al equipo y están convirtiéndose en mejores jugadores. Eso es muy importante para nosotros porque al final miramos por el equipo y siempre necesitamos esa sangre joven, ese nuevo espíritu que entra en el equipo y nos da esa energía extra. Por supuesto, hay jugadores que se hacen mayores, pero también estamos trayendo nuevos chicos y esa energía es muy positiva para nosotros. Tienen talento, pero sabemos que tenemos que usarlos y convertirlos en jugadores reales. Eso es un poco más fácil de decir si no tienes obligación de ganar porque muchas veces piensas que solo la experiencia te hará ganar. Pero otras veces esa energía que te dan estos jóvenes te va a dará algo extra que necesitarás durante los partidos para ganarlos“.

El caso Luka Doncic

Y luego está Luka Doncic. El prodigio esloveno es el mejor anuncio posible para la cantera del Madrid. Pero, como admite Laso,  se trata de un caso aislado. Eso no quita que para el técnico vasco no sea una sorpresa lo que su ex jugador está logrando en la NBA.

Por supuesto, Luka es único. Y no solo por la forma en la que ve el baloncesto. Y no solo por cómo su vida gira en torno al baloncesto, sino porque creo que fue muy bueno en muchas cosas. Tiene carácter; respeta a todos. Es maduro; sabe qué hacer en el momento adecuado. Y es por eso que probablemente está teniendo un gran desarrollo en la NBA, porque es capaz de adaptarse a esta situación. Simplemente le sale de dentro. Lo vimos desde que tenía 13 años y llegó a Madrid. Siempre estaba preparado para jugar. Siempre preparado para ayudar al equipo, a cualquier equipo en el que haya estado jugando desde esa edad, y siempre se estaba ajustando al nivel que se le pone”.

¿Qué siginifica el talento, después de todo? En el caso de Doncic, Laso tiene un ejemplo directo que ilustra lo que hace que el esloveno sea único.

Cuando le hicimos ficha en el primer equipo [en 2015], pensamos que quizás se adaptaría bien. Ya veríamos. Dos días después, era uno de los integrantes del equipo. Y así es como ha sido en su carrera. Es por eso que está mostrando desde el principio que en la NBA puede ser un jugador muy importante“.

Sin embargo, no hay una receta que se pueda aplicar a todos. Si bien la producción de talento es esencial, no significa que haya un proceso fijo que se aplique a todos los jugadores.

Digamos que no pensamos de esta manera“, aclara Laso. “Creo que tenemos un gran programa de cantera dirigido por Alberto Angulo y todos sus entrenadores. Y, por supuesto, aportan el talento. Pero hay que trabajar con ese talento. No es como ‘está bien, tengo este chico con talento. Va a jugar’. En este momento, en el primer equipo, tenemos a Usman Garuba y Mario Nakic. Creo que ambos nos están ayudando mucho. Necesitarán su tiempo para convertirse en los buenos jugadores que todos creen que son. Pero, incluso entonces, saben que tendrán que trabajar y tienen muchos compañeros de equipo que compiten entre sí todos los días en los entrenamientos. Por lo tanto, no solo esperamos ganar partidos, sino que crezcan como jugadores y ayuden al equipo. Eso es lo más importante, ayudar al equipo a ganar“.

Y, aunque Laso no quiere decir que este es el patrón que en teoría deberían seguir todos los clubes europeos, deja en claro que este es el camino del Real Madrid: “Es difícil que diga cómo deben trabajar los otros equipos. Es posible que me vieras el sábado pasado viendo el partido de EBA entre el Estudiantes y el Real Madrid. Creo que es importante saber qué tipo de jugadores tienes detrás de la plantilla actual. Por supuesto, Tristan Vukcevic tiene un gran talento. Sin embargo, si hablamos del primer equipo, es muy difícil que Vukcevic compita en el Real Madrid. Pero esta es la presión que vamos a ponerle porque creemos que es un tipo que puede jugar para nosotros. Tiene que entender desde el primer día que llegó a Madrid tiene que trabajar duro y ganarse sus minutos. Alguien ocupará su lugar si no está preparado. Tenemos muchas expectativas puestas en él. Tenemos a Matteo Spagnolo, tenemos a Juan Núñez… Tenemos mucho talento, pero eso no va a dar resultados si no trabajan duro y se convierten en muchachos preparados para ayudar a sus equipos en cualquier situación. Ahora están en el segundo equipo pero, si un día llegan al primer equipo, será porque se lo merecen, no porque tengan un gran talento. Creo que están haciendo un buen trabajo y espero que con el tiempo los tengamos en el primer equipo ayudándonos“.

“No me fijo mucho en la edad”

Entonces, ¿es fácil para un entrenador que lidera un súper equipo confiar en los jugadores jóvenes? ¿Laso prefiere jóvenes o estrellas consolidadas?: “Depende. Odio hablar sobre jugadores consolidados o sobre jóvenes porque… Digámoslo de esta manera: un jugador consolidado puede ser joven y un chico joven puede consolidarse, así que es difícil clasificar a jugador por su edad. No me fijo mucho en la edad. Creo que los chicos que son jóvenes entienden o tienen que entender que tienen una larga carrera por delante. Pero cuando ves, por ejemplo, a Jaycee Carroll, a Rudy Fernández o a Felipe Reyes jugando con las ganas que tienen todos los días en los entrenamientos, tal vez use a los jugadores consolidados. Se sienten jóvenes por dentro y esto es muy importante. Los chicos jóvenes deben prepararse. Deben consolidarse para jugar con el primer equipo y tienen esa capacidad de darte energía, pero también los jugadores ya establecidos deben tener el hambre de ser competitivos todos los días“.

Todos los entrenadores de la Euroliga se ven obligados a abordar este problema y tomar las decisiones correctas, sin realmente darse el lujo del tiempo y los entrenamientos suficientes que había en Europa hace una década.

Es algo que ha cambiado mucho en los últimos años“, admite Laso. “Nuestro calendario ahora es increíble. Recuerdo cuando los equipos de la Euroliga solían jugar 40, 45 partidos cada temporada. Ahora tenemos hasta 70 u 80 partidos. Y esto no es la NBA donde juegas 82 partidos en una temporada regular y luego tienes playoffs. Aquí te estás jugando algo todas las noches. Así que es algo que tenemos que entender. Nuestro calendario es difícil para los jugadores y también para nosotros, para los entrenadores. Muchas veces ni siquiera tenemos tiempo para interactuar con nuestro equipo porque la única forma en que interactuamos es entrenando. No podemos estar 24 horas con los jugadores. Los tenemos en los entrenos, también tenemos sesiones de vídeo mientras preparamos los partidos. Viajas con ellos. Así que pasamos mucho tiempo con los jugadores, pero es difícil interactuar con ellos con tantos partidos porque probablemente la forma en que lo haces es entrenando. Entrenando y descansando es como logras que tus jugadores mejoren. Y no tenemos tanto tiempo con este calendario, pero tenemos que ajustarnos y esto es algo que los grandes entrenadores deben hacer. Ajustarse al calendario y ajustarse a la situación que vivimos en Europa ahora“.

Los entrenadores también deben ser gestores, especialmente cuando se trata de egos. “Ese ego que algunas personas tienen hace las cosas difíciles porque todos piensan en lo mejor para ellos. También me incluyo. No es fácil para mí decirle a mi mujer el día de Navidad que me voy a Atenas, pero ella lo entiende; esta es mi vida. Así que, al final, tenemos que vivir con esto. Y, como entrenadores, tenemos que entender cómo van a ser las cosas“.

La Euroliga crea estrellas y drama

Este tipo de rutina, junto con la obligación de ganar cada partido, crea un entorno altamente competitivo que ayuda a los equipos y jugadores a convertirse en la mejor versión posible de sí mismos. Y un buen equipo puede terminar una temporada regular con el mismo número de victorias y derrotas mientras trata de alcanzar los playoffs.

No es algo que los grandes equipos dispuestos a aceptar. En los últimos años, antes del cambio de formato de la Euroliga, cuando había fases de grupo con equipos más débiles incluidos, se esperaba que los mejores equipos dominaran. Ya no puedes hacer eso. Pero, si lo haces, eres especial.

La Euroliga tiene algo muy bueno: la competencia“, admite Laso. “Me refiero a que todos los partidos en la Euroliga son difíciles y muchas veces parece una tragedia perder un partido. Pero estás jugando contra los mejores equipos de Europa. Pero de los treinta y cuatro partidos que cada equipo tiene este año, no puedes ganarlos todos. No habrá equipo con un récord de 34-0. Es imposible porque nos enfrentamos a los mejores equipos y, con este calendario, es muy difícil jugar siempre al 100%. Y, también, te enfrentas a grandes equipos. Así que debes entender que no puedes ganar todas las noches. Es complicado de llevar porque quiero ganar todas las noches, pero es difícil. Tienes que darte cuenta de que probablemente perderás partidos. Lo único que tienes que hacer es adaptarte. Haz que tu equipo entienda lo que hicieron mal y trata de mejorar para el próximo partido“.

Muy pocos equipos de la Euroliga no se consideran potencias a nivel nacional, por lo que todos sufren en cada derrota. Pablo Laso lo sabe. En teoría, también sabe cómo sobrellevarlo; pero no puedes evitar el drama: “Bueno, es más fácil decirlo que hacerlo. No es tan fácil cuando estás en plena competición“.